// images

Fin de campaña. ¿Comienzo del fin de ciclo?

Mauro Camillato

Por Mauro Camillato

Este viernes a las 8 de la mañana se culmina la campaña y por ende también finaliza por ahora la posibilidad que unos de los tantos precandidatos toque el timbre de su casa, también desaparecerán del centro las mesitas de los diferentes espacios y por supuesto la invasiva publicidad política en los medios de comunicación (incluyendo las notas  de los candidatos, que como nunca proliferaron en el ecosistema mediático). Aunque todavía queda el recurso del posteo en  las redes sociales, es que nada dice sobre el uso de las mismas la Ley Electoral.

De todos modos vale la pena recordar que esto será solo una pausa, ya que después de las PASO se vienen las elecciones generales del 22 de octubre.

Claro está que para octubre va a haber  limpieza de listas, y quedarán menos que las  15 locales y  las “exageradas” 57 provinciales.

Mientras habrá que esperar el domingo para saber si finalmente se confirma la posibilidad del “comienzo” de un fin de ciclo en la política  local. Algo parecido, salvando las distancias, podría pasar a nivel provincial (en esta nota por cuestión de espacio nos referiremos principalmente a lo local)

Por otra parte, también según el resultado nacional, se podrá inferir cual es el futuro del gobierno de Macri. Es que un abultado triunfo de Cristina en la provincia de Buenos Aires (a esta altura vale la pena preguntarse: ¿a quién se le ocurrió semejante fiasco de candidato como Esteban Bullrich?), a pesar que Cambiemos logre ganar a nivel general,  podría mutar el mapa político del país nuevamente.

Referéndum

Es sabido que las elecciones de medio término funcionan como una especie de referéndum de la política del gobierno de turno. Pero vale la pena insistir que en este caso, las del domingo son una gran interna que dirime el armado de las listas para la general. Claro está que será difícil dar vuelta en octubre los números, si estos son contundentes. Aunque la excepción (siempre existe una excepción) sucedió aquí nomás hace dos años cuando Freyre revirtió una elección luego de haber perdido las PASO. Por su puesto, previo error histórico de Liliana Rostom.

De todos modos no hay dudas que por acá el “olor a fin de ciclo”  lo sienten propios y extraños, de hecho desde el enriquismo impera un triunfalismo desmedido, mientras desde el freyrismo lo que prevalece es cautela.

En tanto, el macrismo con su cruenta interna mira como de costado e intentará plantar una opción y en todo caso en octubre quedarse con una de las cinco concejalías en disputas. Algo parecido sucede con la ex aliada, Liliana Rostom que necesita refrendar (ahora solo con el sello de su partido vecinal) los laureles conseguido en la elección anterior.

Por su parte, las listas que llevan como primer candidato a: Roberto Meier (Frente Social y Popular), Franco Balzaretti (Renace Venado), Marcelo Majul (Del Campo Popular/ Venado Avanza), Fabricio Gómez (Frente de Izquierda), Juan Carlos Oviedo (Unidos por mi Ciudad) y Teresa Lucero (partido Comunista); pujan por cosechar votos en las Primarias que les permita luego meterse en “la pelea” por una de las bancas.

Internas

Es necesario repetir una y otra vez que lo que se vienen son internas y de hecho a nivel local el Frente Justicialista, el Frente Progresista y Cambiemos tendrán competencia de listas.

Dentro del Justicialismo habrá tres listas: la oficial encabezada por Patricio Marenghini, Mística Venadense con Ricardo Aime como primero y el camporismo con Paola Bravo. En principio nada hace pensar que el freyrismo podría tener algún inconveniente en triunfar cómodamente en esta disputa, para los otros contendientes solo les queda la esperanza de poder ingresar en el segundo lugar en la lista definitiva.

En el Frente Progresista el panorama es parecido, ya que el enriquismo a prima facie tendría asegurado la victoria y la incógnita es si conseguirá duplicar al socialismo que con Leo Calaianov realizó una interesante y novedosa campaña.  De todos modos a los radicales tampoco les caería tan mal que se les cuele en segundo lugar el joven socialista, ya que de esta manera aseguraría la militancia activa de ese grupo de cara a octubre. Y no correrían el riesgo que se les “vuele” algún voto por izquierda que podría aprovechar Roberto Meier, con su candidatura por Frente Social y Popular

Por su parte, en el macrismo local la cosa es mucho más complicada ya que habría una paridad entre las tres listas. Y encima como si la historia no le habría enseñado nada, nuevamente la interna se tornó cruenta. En los últimos días aparecieron las acusaciones y  alusiones descalificantes de un lado al otro. Principalmente entre el sector que lleva a Francisco París como primer candidato y el que tiene a Patricia Bertram como principal integrante que es apoyada por el diputado nacional, Ricardo Spinozzi (el eje de las críticas).  Darío Jeannot, el otro postulante cabeza de la otra lista, prefirió mantenerse al margen de las disputas verbales.

Polarización: Triunfalismo y cautela

De la misma manera que se intentó a nivel nacional, en Venado Tuerto también parece que la polarización está en la agenda de estas elecciones.

Así el enriquismo con su triunfalismo ya salió a vociferar que de ganar el domingo se preparan para gobernar la ciudad a partir del 2019.  A pesar que todavía le quedan las generales de octubre y posteriormente dos años más (que en la dinámica política de por acá es un montón de tiempo), desde el sector evalúan que el final de ciclo es concreto y sin vueltas.

Por su puesto en  el freyrismo prevalece la cautela y saben que una derrota es posible. Pero a la vez  tienen decidido no  entregarse fácilmente y evalúan opciones para revertir dicha posible situación. Claro que teniendo en cuenta la decisión anunciada una y otra vez por el propio José Luis Freyre de no presentarse en el 2019, “quemar” a uno de sus posibles sucesores (en este caso una derrota dejaría a Patricio Marenghini fuera de la línea sucesora)  puede ser un golpe irreparable.  A no ser que el propio intendente apueste a guardarse una “bala de plata”, que sería la de dar marcha atrás con sus propias palabras y finalmente intentar ir por la re- reeleción en el 2019.

Una pista al respecto la dio en una entrevista realizada el último miércoles en el programa “La Cocina, para que la realidad no sea tan cruda” (Canal 8 VT), donde entre otras cosas consultado sobre si su decisión de no ser nuevamente candidato a intendente era terminante, respondió dejando una puerta abierta: “Creo que no, pero no puedo ser contundente porque tengo seguir trabajando y hasta el último día de gestión debo continuar haciendo cosas” .

Ver notas anteriores relacionadas:

A todo o nada: Listas confirmadas con nombres de peso

Elecciones 2017: El triunfo “del todo vale” en la democracia argenta

Campaña política local: la pospolítica llegó a Venado Tuerto

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top