// pesoa122

Entrevista exclusiva a Quique Pesoa: El oficio de hacer periodismo más allá de la General Paz

Cultura

Colaboración especial: Silvina Buljubasich

Enrique Pesoa  periodista, locutor y músico  nacido en Rosario, actualmente y desde hace diez años vive en San Marcos Sierras. Un pueblo que pertenece al departamento Cruz del Eje enclavado en el noroeste de la provincia de Córdoba.  Lo que lo define a Quique es su forma de pensar, de decir, en definitiva su singularidad.

Unos 20 km antes de llegar a  San Marcos se perfila una fisonomía menos tomada por la cosa turística, la vegetación es muy tupida, el aire es más fresco debido a ello. Son una inmensa cantidad de mariposas en vuelo vertiginoso las que reciben al viajero, que sin piedad debido a la velocidad del vehículo las hace sucumbir sin el menor reparo.

De todas maneras este pueblo serrano no escapa del todo a las miserias humanas tendientes más a la destrucción de la naturaleza  que a una convivencia en armonía. Sus calles son de ripio y el diseño del lugar es el típico de la zona. La iglesia frente a la plaza, la oficina turística ofreciendo las bondades del lugar y en derredor una cantidad apreciable de bares con comidas artesanales, naturales en base a semillas y verduras cosechadas por sus dueños sumadas a las tradicionales comidas propias de  la gran urbe  pero con algún detalle particular .

La música tiene  su lugar en la calle o en los locales de comidas, en uno de ellos un piano aguarda ser acariciado por algún ocasional ejecutante. Sólo hace falta tener la capacidad y el  deseo de tocar. La generosidad de los concurrentes conforma el caché de los artistas.

La entrevista que no fue pactada con antelación, un acto de desasimiento por parte del entrevistado; transcurrió en un patio que separa la casa de Pesoa de la hostería, debajo de los árboles donde el inspirador  fondo musical estuvo a cargo de los pájaros.

Hablemos de Periodismo…

“Yo trabajé en Rosario muchos años y en el año 1985/86 me fui a Buenos Aires, donde lo hice por más de veinte años. Siempre tratando de elegir los lugares donde trabajaba siempre tratando de ser lo más independiente  posible, no sé si se puede ser totalmente libre o totalmente independiente, digamos que son estos valores son relativos y entonces uno hace un esfuerzo para ver como cuernos hace para serlo” “La verdad quedé muy contento con mis elecciones durante todos esos años de trabajo, pocas cosas para reprocharme, poco ensuciarme las manos con algún mango dado bajo la mesa”…”digo creo que se puede hacer eso lo que pasa es que estás todo el tiempo en la vereda de enfrente del resto”.

“Me vine para acá; siempre recuerdo la entrevista que le estaba haciendo el petiso, el finao Güinzburg (Jorge Güinzburg, periodista, humorista, conductor y productor televisivo, radial y teatral) a Aliverti (Eduardo Aliverti, periodista) con quien somos amigos y entonces el petiso le pregunta ¿y vos que harías si tuvieses una radio? Eduardo dice- yo lo repatriaría a Pesoa.”

“Le mandé un e-mail a Eduardo cuyo encabezamiento era: “la concha de tu madre” así nomás decía,” yo no me fui de la patria, la patria no termina en la General Paz; si bien yo entiendo tu frase quiero decirte que se pueden hacer otras cosas en otros lugares del país, renunciando a un cacho de fama, renunciando a figurar en las portadas de las revistas y esas cuestiones; una vez que pasaste todos esos deseos de fama y de oropeles y ya no los tenés más porque sabés como es el juego, sabés que Discépolo tenía razón y que la fama es puro cuento. Una vez que pasaste todo eso te das cuenta que hay otros sitios donde hacer cosas”

Queda plasmado así un pensamiento diametralmente  opuesto al establecido, con respecto a la  búsqueda del “triunfo” en la gran ciudad, además de una posición tomada en relación al éxito.

Continuó contando  lo que fue  llegar al interior del interior y describió  con una agudeza y una precisión envidiables, cual fue para él el rasgo más visible de la gente de la provincia de Córdoba: el miedo. “Gente con miedo de dios, miedo de los políticos, miedo de la policía, miedo de los drogadictos, tienen miedo de todo, viven con miedo”

¿Es esta tu visión actual?

“absolutamente, esta provincia es un muestrario primero del poder de la iglesia y de la pata de la iglesia sobre la cabeza de la gente desde hace trescientos años” “acá a 2 Km en un barrio,  hay una escuela pública en la que junto con el izamiento de la bandera se reza un padre nuestro y en las aulas hay crucifijos; está metido viste hay una iglesia por cuadra y todo se llama presbítero no se cuanto, obispo Trejo todos son nombres de curas, sacerdotes; no quiero ni siquiera pensar, porque no viví allí,  lo que debe ser Salta”

Hay una estrecha ligazón entre este miedo y la estigmatización de la opinión. Que sea cual fuere  está mal vista.

Hace treinta años que veranean en San Marcos él y su familia,  hace veinte se construyó su casa y hace exactamente diez se mudaron allí, compraron algunos terrenos más y edificaron la hostería.

Un año después de estar residiendo en el pueblo se armó su estudio. Puso una torre alta, unos dipolos…y aclaró “no era una radio porque yo prendía el trasmisor los domingos a la mañana y lo apagaba los domingos a la tarde era para hacer “El desconcierto del domingo”. “Lo fundamental era que estaba haciendo streaming para Radio Nacional Córdoba”.

Durante los seis años que duró su programa se fueron sumando emisoras hasta llegar a 160, era gratuito en un tiempo en que el streaming no se conocía. El servidor también se lo habían ofrecido gratuitamente con lo cual volviendo sobre la anécdota de Aliverti puntualizó “yo no ganaba un mango no era un negocio, era un medio de comunicación y me di cuenta de que era un medio de comunicación extraordinariamente fabuloso, muy poco famoso y sumamente exitoso”.

Pese a su resistencia a hablar sobre “actualidad” se pudo colar la pregunta ¿Qué opinás del “periodismo militante”?

“Yo no distingo entre periodismo militante y periodismo común para mí y esto sonará medio apocalíptico, el periodismo dejó de existir si es que alguna vez existió; esta basura que tenemos hoy en día no nos sirve para nada, no tiene la actitud de servicio que supusimos en aquel principio que tenía que tener un periodista o un medio periodístico, esto no existe más”.

”Existen los intereses, la militancia, el dinero… a la gente librepensadora, si es que las hay no le llega ninguno de estos mensajes o le llegan todos juntos y le van armando una especie de cabeza polarizada donde sos K o sos anti K y no podés pensar ninguna otra cosa”; “ y entonces el periodismo militante deja de ser crítico y oculta todas aquellas cosas que la militancia hace que ocultes; lo último que tenés que hacer es periodismo militante” : “Yo pienso esto, no tiene porqué ser una verdad de a puño”.

Redoblando la apuesta hizo un análisis sobre la responsabilidad de los formadores de opinión y del público.

“Entonces te encontrás con gente que no ha leído absolutamente nada discutiendo cosas en una mesa que dijo “el gordo Lanata”; “a ver, paremos un poco, ordenemos un poco vos discutís cosas que dijo el gordo Lanata y el otro discute cosas que dijo Víctor Hugo Morales ¿no?” Y pregunta: ¿éstos son los referentes que ustedes tienen para tener un juicio de esta existencia? ¡Son unos miserables!, ¡porque los dos están ganando más de 100.000 dólares mensuales! ¿vos qué te creés que te van a decir? ¡cómo te va a representar un tipo que gana cien lucas verdes por mes!.

Están defendiendo su status quo, están defendiendo lo suyo ¡ellos sí que hacen periodismo militante! Porque hacen periodismo de acuerdo a quién les está pagando. Podríamos decir que son mercenarios pero también es una militancia  ser mercenario ¿no?”

“De qué me sirve a mí todo esto si yo no encuentro una persona que esté pensando en voz alta que de alguna manera tenga una posición que no tenga que ver con los K ni con los anti K, y que esté reflejando algunas cosas que le gustan y otras que le disgustan de un lado y del otro”

Planteó la pregunta  “¿dónde está ese periodismo? y la respondió casi sin tomar aire: “en ninguna parte, no existe” “me parece que no hay más periodismo le seguimos llamando así porque somos una cofradía que tiene que resguardar su laburo; pero no hay más periodismo, no hay más periodistas, no hay más”.

Puso bajo la lupa el tema educación y esta suerte de oferta masiva de carreras que se han transformado en un negocio, en el que toda práctica es llevada a la escolarización y en la que cualquiera enseña cualquier cosa.  Aseguró que esto no puede ser visto como una causa sino como una consecuencia.

Volvió sobre el rulo del poder de la iglesia y su influencia en el sistema educativo, al que llamó  lavado y avanzó  aún más: “no se hace nada en este país si no se consulta a la iglesia, por eso están los crucifijos en la escuela pública” “la educación es un nicho que maneja la iglesia eso está claro”. Habló del papa, de los símbolos religiosos y de los símbolos patrios, de lo malo de no reconocerlos como lo que son. Al valorarlos como algo real, verdadero y único, se vuelven herramientas para borrar el pensamiento libre y los cuestionamientos.

Tenemos un atraso educativo monstruoso justamente por esta estructura, entonces ¿qué periodistas vamos a parir? ¿qué libres pensadores vamos parir si mi hija Catalina que tiene 14 años está estudiando en la escuela secundaria las mismas cosas que estudié yo hace cincuenta? Digo ¿no pasó nada en cincuenta años nadie se avivó que a los pibes hay que enseñarles a pensar, que a los pibes hay que dejarlos que sean creativos?

“La escuela achata, la escuela aplana, la escuela uniforma, uniforma como los milicos” “si sacás los pies del plato y sos muy creativo, la escuela te manda a la dirección y esto no lo estoy diciendo yo desde San Marcos se lo escuché decir a un especialista inglés y no está hablando de Argentina está hablando de la estructura educativa en general”. “No salimos de eso, qué vamos a discutir de periodismo si no salimos de eso”.

Yendo más atrás en el tiempo  habló de la falta de autocrítica de los argentinos, de la manía de echarle al otro la culpa de todo. Siempre el culpable está afuera. Si hablamos de educación esta postura desemboca  por ejemplo, en la estigmatización del docente. Cuando sería provechoso ver este proceso como compartido. La responsabilidad de marcarles a los hijos las cosas con un criterio propio favoreciendo el librepensamiento  para dejar de ser “analfabetos funcionales” para aprender a interpretar cuestiones.

Interesante pasadizo para recorrer y pensar esta clase política tan desprestigiada  de la que formamos parte.

“No estamos pensando bien, hay una incapacidad total de hacer algún análisis”.

Pesoa dijo haber leído hace poco  al pensador argentino Héctor Murena a quien calificó como un esclarecido, y agregó “por eso no lo está leyendo nadie”.

Este pensador se preguntó acerca de la conformación de la identidad argentina. Concluyendo en que nuestra matriz primera está formada por los saquedores españoles y luego por los inmigrantes que venían a hacerse la américa para después volverse a su país.

“Primero matamos a todos los indios” afirmó y criticó  una especie de moda de la reivindicación de los derechos de los indios sumamente superficial.” Decís indio y te miran mal, hay que llamarlos aborígenes, igual que si decís rengo ¡cómo! es un discapacitado motriz”. “Estamos llenos de eufemismos al pedo total” fustigó.

A esto de bucear en la  historia del país  ligó la importancia de hacernos preguntas básicas sobre nosotros mismos y sobre la responsabilidad de nuestra existencia. Señalando siempre que tenemos una parte de la cual hacernos cargo. Explicó nuevamente que todo esto que nos sucede es una consecuencia, porque nada nos pertenece, no somos dueños de las cosas, no tenemos pertenencia.

La raíz de la historia está ahí en nuestros problemas de identidad y no en diario Clarín, no en Ernestina Herrera de Noble”.

“Nadie habla de nosotros, no les enseñan a los pibes a pensar-se” “a buscar dentro de ellos aunque sea para ver donde están los talentos propios, naturales, genéticos y no perder una vida al pedo haciendo cosas que no te llevan a ninguna parte porque no es tu talento natural y porque nadie te  explicó y nadie te enseñó a hacerlo, eso sería educación”.

Claramente un sujeto que se puede pensar a sí mismo, podrá pensar su ciudad, su país, su gobierno. ¿Es a través del periodismo que podemos reflejar esa visión concienzudamente?

Vos lo llamás periodismo, yo no lo llamo más nada, yo no sé que es, yo lo llamo una especie de Frankenstein  armado de a pedazos donde hay mucha gente que gana mucha guita y tiene mucho poder de convicción y no son concientes o no quieren serlo, de que son formadores de opinión”.

Sí son conscientes, creo que sí lo son.

“Entonces es parte del negocio, formadores de opinión, vas armando cabezas que están destruidas, cabezas que están vacías y que ya vienen así de la escuela y no estoy culpando al docente que fue generado en esta misma bola que estamos amasando”. “Nadie se permite ninguna crítica, la bandera es la bandera, el himno es el himno, ¡es una cagada el himno!”.

“Los símbolos patrios, un invento burgués para la dominación”. “Porqué seguimos cantando un himno que los chicos ni siquiera entienden, porqué no les contamos que la bandera es de batalla, que tiene su origen en el banderín ,que se usaba para saber dónde estaba tu tropa, entonces reconocés tu bandera y ahí están tus compañeros”.

“Esto no se puede decir, es así dejalo, aceptalo ya está, naturalizá las cosas.”

Hablando de la peligrosidad de “naturalizar” ciertas cuestiones habló del tema de la droga y expresó: acá la merca está corriendo como por un río y se la venden en la plaza a los pibes de 12 años”.

Y aunque se declaró como impotente contra el narcotráfico mencionando un  pronunciamiento de la ONU que reconoce que esta guerra se perdió hace rato y que hay que hacer otra cosa porque esto ya no va,  sumó : “el negocio de la Drake and formes de la no sé cuanto de la  Dea de  Estados Unidos, ya se sabe que ellos mismos son los que mantienen el narcotráfico para luego combatirlo, porque si terminan con él que hacen con miles de personas empleadas que pasan a no servir para nada, entonces hay que combatirlo un cachito pero no, más o menos”.

Encima que a los pibes del pueblo no les ofrecemos nada, salen de la escuela primaria y se encuentran en la plaza con una birra, un porro y un esnifado de cocaína”  “¡es como cerrarles la ventana para el resto de su existencia! ¡ los mataste a los 12 años!”.

“Como yo hablaba de esto en mi radio la gente me odiaba, dejó de saludarme porque yo alejaba al turismo”. “Es como matar al cartero”

El miedo, la droga y la no opinión. Podríamos analizar a la sociedad que describe nuestro entrevistado desde el punto de vista de la adicción a las drogas, tema candente a menudo tratado con poca seriedad. También del miedo.

Es posible que este tipo de comunidades tenga miedo a la libertad y este temor podría estar basado en la poca proyección a futuro; de la que nos habló Pesoa; y finalmente de la falta de una educación que favorezca la expresión de opiniones controvertidas a través de la tolerancia a las críticas. La droga funcionaría como velo de la realidad, que se presentaría tan violenta como incierta, a tal punto de generar temor.

En el último tramo de la entrevista se expresó como desinteresado frente al panorama político de cara al 2015. Catalogó al diario La Nación como el diario del poder sentado en las graderías de la Sociedad Rural, “ahí están esas familias que viven en Barrio Norte y son los dueños del país desde Alvear,  mirando sonrientes la pelea gobierno/Clarín”.

Se negó a hablar de los candidatos y del futuro sin antes hablar de esto, sin plantearnos estos temas profundos  y explicó que todo es una especie de contingencia y que vivimos queriendo tapar con papeles los agujeros del Titanic para que no se hunda.

Comparó el escenario actual con anteriores escenarios políticos, con hartazgo relató el paso de ministros de economía presidentes y políticos apareciendo por el río con toda su importancia y sus pompas  para después perderse en un recodo. “Kicillof, ¿quién mierda era Kicillof  y quién carajo va a ser dentro de dos años?”. Se pregunta donde están  las propuestas, dice haber escuchado calificaciones y descalificaciones pero ni una sola propuesta.

Una cuestión  que encierra muchas otras sería porqué es tan fácil imponer candidatos dinero mediante, para comprar medios de comunicación y publicidad. Aquí cargó  las tintas y dijo que “somos un ato de imbéciles sumamente manejables, sin identidad ni pertenencia, los argentinos no sabemos que somos, creemos que somos el tango”

En un tramo de esta extensa charla contó que en su encuentro con Fidel Castro, “el viejo (lo llama así)  dijo en un momento dado: el sistema está hipertrofiado no le vamos a ganar la guerra pero podemos colarnos como ratones por las grietas”.

Pesoa instó a estar atentos a esa especie de ventanitas que existen en cada una de nuestras profesiones o disciplinas. Sobre todo con respecto a los más pequeños, que tienen, para usar su propia expresión: “los melones en blanco, eso está todo limpito”.

Declaró haber asumido un estado esquizofrénico, por un lado un  pensamiento terminal y la certeza de que no vamos a ningún lado y de estar empeorando cada vez más y por otro lado el de levantarse a la mañana para buscar grietas por donde colarse.

¿Quique, el espacio en Radio Del Plata, no era esa una de esas grietas? (Allí hizo durante un tiempo su programa: “El desconcierto del domingo”) Si es así, entonces porqué abandonarlo.

Respondió que sí;  pero que su  sistema de comunicación se agotó ahí, cuando le ganó el cansancio. Comparó el ciclo de un programa con la forma sinusoide de un tema musical o de la naturaleza misma.

Su mirada es la de un hombre que encontró su lugar en el mundo hoy,  mañana no lo sabe. Necesita cerrar un ciclo en el pináculo y no en la decadencia. Obturar y buscar nuevas ideas.

Habló nuevamente de la percepción y de la necesidad de escucharnos sin intermediarios.

Tenemos un sistema de percepción por terceras personas, mientras no lo recuperemos va a ser complicado para todos”.

Sus experiencias recientes en medios “dentro” de la General Paz

Respecto a su trabajo en Radio Del Plata a partir del año 2009 cuando Marcelo Tinelli le vendió la señal a  Electroingeniería; Quique dijo haberse sentado con Ferreyra y Costa; también estaba Spolski; entre otros a hablar de su trabajo.

Allí fijó de manera muy particular cuales eran sus límites y el programa estuvo al aire durante un año.  Contó que propuso un pacto de caballeros y que les dijo que a él le gustaba pensar con soltura, así que cuando no lo quisieran más allí  se iba a su casa sin hacerse “el  payador perseguido”.

Trabajó según sus propios dichos sin  ningún tipo de presión e incluso hubo un silencio total cuando se pronunció contra la represión de los empleados de Terrabusi.

Al aire textualmente dijo “yo no quiero tener una presidenta que diga que está del lado de los trabajadores y después los mande a reprimir” “no quiero, no me gusta”.

El “gringo” Ferreyra  fue quien previamente lo llamó por teléfono  y le dijo que “se habían visto sumamente beneficiados por el gobierno K”, “que habían comprado Del Plata y que no sabían qué carajo habían comprado” Quique respondió:  “ahá están comprando medios a manos del gobierno” Ferreyra contestó: “de alguna manera sí, porque estamos participando de este proyecto político”.

Dejó de hacer el programa de los sábados por cansancio ya que debía trasladarse en taxi y luego en avión durante un año, todos los sábados. Le cuesta pensar en tener que irse de su lugar como una obligación durante tanto tiempo y lo diferenció del show que armó con Esteban Morgado que suponían y suponen actuaciones esporádicas consensuadas entre ambos.

Aclaró que no tiene televisión y no ve TV hace años, tampoco escucha radio porque no le gusta. Asume que se encuentra a salvo de la bajada de línea de Tirios y Troyanos y a salvo están su hija y su mujer que también es periodista.

“Hace un rato que estamos hablando de temas importantes por eso, porque estoy a salvo de la automática fijada de agenda de Tirios y Troyanos” “Yo no consumo medios de comunicación, yo no necesito un celular, sólo necesito estar leyendo estar aprendiendo”. “Hay una especie de ilusión de que si vos no tenés un celular, internet, cable y que se yo, no podés ser periodista”

Pesoa dijo no arrogarse a sí mismo el título de  periodista y recordó su pelea con “la gorda Seoane” que es la directora de Radio Nacional. Habló  también de la televisión pública apuntando que ambas se llaman así por hipocresía, porque en realidad son medios del gobierno.

Cada vez que un gobierno accede al poder asedia esos dos medios, asedia Télam y sabe como distribuir la pauta publicitaria que es una torta grande”. “Encima el gobierno actual tuvo que armar una especie de multimedio para combatir al multimedio Clarín.”

“Si vos querés ver el vaso medio lleno, esta especie de combate, esta  reyerta palaciega determinó que Clarín tenga que sacarse la careta, esto es bueno”. “Ahora vos decís esto y ya sos K”. “Suponiendo que esta es la forma de desenmascarar a Clarín, tenemos que preguntarnos qué hacemos con el nuevo multimedio, y esto no se arregla con una ley.”

Volviendo a Seoane  y a cuento de la falta de pluralidad en los “medios públicos”  y el multimedio armado para la lucha anti monopólica de los medios de comunicación, vaya contradicción.

Recuerda el diálogo con “la gorda” así la llama: “Me dijo ¡che me dijeron que estás haciendo un programa desde allá y que lo están copiando 160 emisoras, qué te parece si lo ponemos en Radio Nacional Buenos Aires y aparte en las 40 emisoras!”  “le digo: ¡fantástico, porque va a tener una difusión de aquellas!” “hasta que pasó alguien en el interregno de las reuniones y le dijo vos estás en pedo lo vas a poner a este!, ¡este dice cualquier cosa!”.

Ejerciendo toda esa capacidad comunicativa que le permite su talento, su formación y una pizca de humor que desliza en el momento propicio cuenta e interpreta Pesoa que en el momento de la primera reunión vienen unas personas y Seoane “los echó a la mierda” entonces él pregunta porqué los echás así y ella responde: “que se vayan a buscar su prensa a otra parte esta radio está destinada a proteger al gobierno”.

Relata con sorna y una risa entrecortada y amarga “le digo: re-bau-ti-zá  poné que esta es una emisora al servicio del gobierno de este país para comunicarse con su gente”. Y opinó que no tiene nada de malo que el gobierno tenga un medio de comunicación, pero que es necesario terminar con la hipocresía. “Esto de la pluralidad es un verso”.

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top