// maquinista-del-submarino-ARA-San-Juan-2

El Ara San Juan tenía la misión de vigilar naves inglesas

Sociedad y Política

A la vez que se revela que cuatro meses antes de su desaparición el comandante del submarino ARA San Juan registró fallas durante la navegación que realizó entre el 1º y el 19 de julio para el control del mar.

Zarpó de la Base Naval Mar del Plata con un solo periscopio en servicio y a partir del segundo día de navegación se detectó ” un ruido permanente en línea de eje ” que acompañó a la nave a lo largo de toda la travesía. Ayer trascendió quel submarino tenía la orden de vigilar el movimiento de embarcaciones británicas ligadas al control de las Malvinas.

Según la “Orden de Operaciones del Comando de la Fuerza de Submarinos” N° 04/17, fechada el 24 de octubre de 2017,  el submarino ARA San Juan debía “obtener reconocimiento preciso” y “localización, identificación, registro fotográfico/fílmico” de aeronaves militares y logística (RAF 130) que responden a la gobernación de las Islas Malvinas y a la Real Fuerza Aérea británica. El escrito precisa que debía recolectar información sobre varios buques, entre ellos el “BP CFL HUNTER”, el “HMS CLYDE” y el “FPV PROTEGAT”

A pesar de semejante misión, al mismo tiempo que la prensa capitalina filtraba los documentos con las ordenes que tenía la siniestrada nave, también se revelaba que el S-42 zarpó de la Base Naval Mar del Plata con un solo periscopio en servicio y a partir del segundo día de navegación se detectó ” un ruido permanente en línea de eje ” que acompañó a la nave a lo largo de toda la travesía invernal.

Además, el comandante de la nave, el desaparecido capitán Pedro Martín Fernández, recomendó realizar reparaciones al ARA San Juan en el primer semestre de 2018 para “corregir actuales averías existentes y evitar que se constituyan a futuro en limitaciones operativas serias”.

Así, el submarino, que tenía serios problemas técnicos, tenía a su vez una misión colosal, ya que a la demanda de tener que la fiscalizar la presencia de pesqueros extranjeros que desarrollan su tarea comercial “fuera de las 200 millas”, la tripulación tenía también la misión de realizar inteligencia sobre parte de la flota y la aviación de guerra y comercial inglesa con base en las Islas Malvinas. El dato, desconocido hasta hoy, había sido negado ante reiteradas consultas periodísticas y de los familiares de los tripulantes por el Ministerio de Defensa y por la Armada.

Según un informe reservado que se mantiene en la Armada y fue enviado a la Justicia, durante la navegación que realizó entre el 1º y el 19 de julio del año pasado para la vigilancia y el control del mar, el ARA San Juan operó en una zona de alta densidad de pesqueros. Se movió “a muy cortas distancias de los buques, sorteando sus artes de pesca desplegadas, con las dificultades que implica para la maniobra y la seguridad de la unidad”.

A raíz de esto, el comandante de la nave confirmó la presencia de buques cisterna y de cargas en el área explorada y recomendó que se pensara en la posibilidad de “contar con otros medios, preferentemente una aeronave, con capacidad para desplazarse al área de patrulla a requerimiento y obtener las imágenes necesarias que permitan identificar los buques que informe el submarino como posibles infractores”.

Así, a las sospechas de “negociados” durante las refacciones que la nave realizó en 2008 -cuando, a contramano de lo recomendado por la empresa alemana fabricante del barco no se renovaron las baterias que el S-42 utiliza en inmersión- se suma ahora información que hablaba de la misión sumamente compleja que tenía un barco con notorios desperfectos técnicos.

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top