// 593333b56eb2e_645x362

Miles de personas marcharon contra la violencia de género por tercer año consecutivo

Política

Miles de personas comenzaron hoy a marchar desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo por tercer año consecutivo y bajo la consigna #NiUnaMenos, en reclamo de más y mejores políticas para la prevención y la erradicación de todas las formas de la violencia de género.

Los carteles y afiches realizados para la ocasión por familias, parejas, grupos de amigos y personas que se acercaban de manera individual se mezclaron frente al congreso con las banderas y consignas de docenas de organizaciones políticas y sociales que impulsaron la convocatoria.

A las 18.40 comenzó la lectura del documento principal.

“Estamos en las calles, estamos resistiendo y no nos vencieron. A la crueldad femicida le oponemos feminismo y organización, la revuelta festiva de seguir diciendo No a lo que no queremos: Ni una víctima más. Ni una menos”, dice el documento.

“No nos callan. Por tercera vez marchamos un 3 de junio. Porque todos los días una mujer, una niña, una travesti, aparece muerta. El patriarcado se sostiene con esa violencia sobre nuestros cuerpos”.

La movilización por la Avenida de Mayo fue encabezada por una bandera violeta con la consigna “Ni una menos – Vivas nos queremos – El Estado es responsable” que era portada por representantes de distintos espacios del colectivo #NiUnaMenos.

Detrás de la cabecera de la marcha aparecían banderas de reivindicaciones históricas del movimiento feminista, como la legalización del aborto y otras en referencia a luchas más recientes como el reclamo de libertad para Eva Analía “Higui” De Jesús, de 42 años, detenida desde octubre de 2016 por matar a un hombre mientras intentaba zafarse de una patota que quería abusar de ella por su orientación sexual.

Muchas banderas exigían también la liberación de la dirigente social Milagro Sala, detenida hace más de un año en Jujuy mientras la justicia investiga varias denuncias en su contra por el manejo que hizo la organización Tupac Amaru, que ella conduce, con los fondos públicos que recibió.

Una gran cantidad de manifestantes se fotografiaban junto a las banderas que pedían justicia por la muerte de Suhene Carvalhaes, una joven brasileña de 26 años que vivía en la Argentina y falleció el 19 de marzo de 2015 por una lesión cerebral, que sus familiares y amigos vinculan con los golpes causados por su novio el 18 de julio del 2014.

Los bombos y las palmas animaron cada uno de los cánticos de los manifestantes, entre los que el más recurrente era “poder popular, abajo el patriarcado, se va a caer se va a caer”.
Junto a la cabecera de la marcha se encontraban las dirigentes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Alicia Gutiérrez y Marta Rosemberg, quienes dijeron a Télam: “La ilegalidad del aborto es violencia sobre el cuerpo de las mujeres e implica la imposibilidad de decidir libremente”.

“Esta es la tercera marcha y no se avanza, hay cuestiones que quedan relegadas, como el presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres, que sigue siendo ínfimo, ridículo para la implementación de un plan contra la violencia”, añadieron.

Manuela Castañeira, dirigente de la agrupación de mujeres “Las Rojas”, dijo a Télam: “Esta movilización se dirige a Plaza de Mayo, le exige al poder político, denuncia sus responsabilidades y exige derechos, como es el presupuesto para erredicar la violencia hacia las mujeres, el trabajo genuino no precarizado -porque la mayoría de las mujeres que trabaja en Argentina lo hace en situación precaria-, y el reclamo por la legalización del aborto”.

“La sociedad está acá, pero el Estado no avanza, es un escándalo que haya menos de un peso de presupuesto por cada mujer víctima de violencia. De la opresión de las mujeres se benefician los empresarios que nos pagan menos salarios, se beneficia el poder de la iglesia que controla ideológica y culturalmente a la sociedad, y se beneficia también el gobierno, porque darle derechos a las mujeres le significa plata que no quieren gastar”, completó.

La movilización culminará en Plaza de Mayo, donde se leerá un documento escrito de manera colectiva por las organizaciones que integran la Asamblea de Ni una Menos, que reclamará el fin de la violencia machista e institucional.

Según el Registro Nacional de Femicidios que lleva la Corte Suprema, en 2016 fueron asesinadas 254 mujeres y travestis, es decir un crimen cada 35 horas.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top