// macri

Luz y Gas: con ayuda de Vidal, Macri trata de trasladar el problema de la suba a provincias y muncipios

Política

Tras el pico alcanzado en la polémica por los tarifazos “graduales” (sic) a los servicios eléctrico y de gas –acompañado por una nueva suba en el precios de los combustibles–, Mauricio Macri intenta una contra-ofensiva e intenta derivar la presión y le reclamó a las provincias y los municipios, proponiéndoles o exigiéndoles que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos (en promedio, entre impuestos nacionales, provinciales y municipales el 40 por ciento del costo de las tarifas se va en gravámenes estatales).

El pedido, solo tuvo una respuesta inmediata: María Eugenia Vidal anunicó inmediatamente que dará de baja las cargas impositivas que su provincia tiene sobre el gas, la luz y el agua.

“Les quiero pedir a todos los municipios y a los gobiernos provinciales que eliminen los impuestos que cobran sobre los servicios públicos. Así van a ayudar a aliviar la carga de cada consumidor, de cada comercio y cada pyme”, dijo el presidente Macri ayer desde el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén. “Corrido” por izquierda hasta por sus socios de la Coalición Cívica y la UCR, el Gobierno, que tiene como apuesta para el incremento de la generación de energía ofrecerles a las empresas de ese ya concentrado rubro todo lo que piden en términos de extensión de contrato y precios, intenta así desplazar parte de la presión pública que viene sufriendo por tarifas de servicios que, en un cada vez mayor porcentaje de la población, se vienen haciendo impagables.

TRANSFORMADOR-EDERSA-CABLES-LUZ-ELECTRICIDAD-03-810x540

Distrito por distrito

La modificación tributaria que anunció Vidal para la provincia de Buenos Aires , que efectivizará mediante la firma de un decreto, será universal y representará una rebaja del 15,7% en las facturas de electricidad, del 6,3% en las de gas y del 6,2 en las de agua.

De derogarse cada impuesto, el monto no será el mismo para cada distrito. Por ejemplo, en Córdoba, la factura de gas incluye una contribución comercio e industria municipal, de 1%; ingresos brutos, 5%; IVA, 21%, y percepción impuesto municipal, de 8%. En luz, en cambio, se repite el IVA y se suma un impuesto municipal de 10%, además de los fondos específicos.

Vidal fue la única que avaló el pedido del Presidente, y Alfredo Cornejo (UCR- Mendoza), a pesar de ser oficialista, ya expresó que no acatará el pedido. El resto de los mandatarios provinciales aún no se definió. Ni siquiera lo hicieron los otros mandatarios de Cambiemos: Horacio Rodríguez Larreta (Capital) -está evaluando qué hacer y podría haber un anuncio en las “próximas horas”-, Gerardo Morales (Jujuy), y Gustavo Valdés (Corrientes).

Desde Mendoza ya avisaron que no habrá cambios sobre los impuestos provinciales ya que en los últimos años se realizaron ajustes en los ingresos brutos, lo que llevó a una incidencia en las boletas por debajo del 4%, según confirmaron fuentes desde esa gobernación oficialista.

En paralelo, ayer por la tarde, el Gobierno y las provincias avanzaron con la negociación para amortiguar la suba de tarifas, aunque sea mínimamente. Tras un encuentro “áspero”, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, se llevó el compromiso de la mayoría de sus pares provinciales de que las provincias harán un esfuerzo para compartir el costo de la tarifa social -cofinanciarían el aumento por los dos bimestres de mayor consumo-, aunque pidieron más tiempo para evaluar la viabilidad fiscal de prescindir de los impuestos internos.

El monto total que deberían poner los gobernadores que tienen red de gas es de 460 millones de pesos. Eso explica en parte los buenos resultados de la reunión en Energía, de la que también participó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, una cara más amistosa para los mandatarios provinciales.

En definitiva, la presión de Macri sobre los gobernadores se trató de un juego a dos bandas: en primer lugar, los obliga a compartir el gasto. Es que para el Presidente reducir el déficit fiscal se transformó en una “obsesión” y ya avisó que no hay otro camino que recomponer las tarifas. Pero además el Gobierno buscó ayer que los gobernadores y los intendentes compartan el malhumor social que despertaron los aumentos de las tarifas de servicios públicos.

“Jugamos a la reina”, describieron fuentes oficiales la decisión de que sea Vidal la encargada de respaldar al Presidente.

La jugada se definió el viernes último en la quinta de Olivos. En un encuentro del que participaron el jefe del Estado; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; Vidal y Frigerio, entre otros, se determinó el viaje de él a Neuquén y que la gobernadora bonaerense saldría inmediatamente a defender el pedido presidencial.

Peña fue el primero en salir a escena. Desde el cómodo living que ofrece el programa El diario de Mariana sentó las bases para lo que sería el mensaje del Presidente. Después fue el turno de Macri, que se presentó con un mensaje grabado.

“La única manera de lograr un cambio verdadero es que todos asumamos el desafío de consumir menos. Sin energía no podemos seguir creciendo”, explicó el mandatario.

energia_electricidad_cammesa

Macri también le habló a la clase media, la más enojada con los aumentos. “Sé lo que cuesta un aumento en las tarifas, pero no hay otra forma. Si hubiera existido otro camino, lo hubiera tomado”, destacó.

Después llegó el turno de Vidal. Así, durante dos horas seguidas y después de casi 10 días de críticas internas y externas, las principales espadas del macrismo salieron a marcar la cancha y les trasladaron parte de la responsabilidad por los incrementos a los gobernadores, en su mayoría peronistas.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top