// 0c1da6d8a8e87e3a713b90d2ee74558c

La corrida cambiaria no cesa: el dólar minorista se aceleró y cotizó a $30,68 promedio

Política

El dólar volvió a escalar sin freno a un nuevo precio récord histórico, en un comienzo de semana volátil en el que llegó a sobrepasar los $31 en algunos bancos, impulsado por un mundo emergente que es un volcán -contagiado en este caso por la crisis en Turquía y la devalución de la lira de ese país-, y una economía doméstica que se muestra muy endeble ante situaciones internas y externas.

En medio de este clima tenso, el Gobierno salió a anunciar una batería de medidas que incluyó la suba de la tasa de política monetaria unos cinco puntos porcentuales al 45% anual, anunció un programa de cancelación de Lebac, y dos medidas en conjunto que sonaron contradictorias para la City: por un lado, el Ministerio de Hacienda supendió la subasta de pesos de cada mediodía, pero por otro el Banco Central indicó que el martes licitará u$s500 millones para calmar al mercadocambiario.

Luego de estos anuncios se calmó la escalada cambiaria, pero igualmente este lunes en el mercado mayorista el precio de la divisa estadounidense cotizó a $29,925, un alza de 68 centavos respecto a la previa, luego de haber tocado durante la jornada un máximo de 30,35 pesos.

En resumen, en la jornada el avance del dólar fue de 2,3% frente al cierre del viernes, y en todo el mes ya escala 9,2%.

El incremento se debió, fundamentalmente, a la incertidumbre económica mundial generada por Turquía y a la apreciación internacional del billete, debido que a nivel local el volumen total operado fue muy bajo. Incluso, cayó 18% respecto al viernes, al registrar u$s460,3 millones.

“Con la noticia de la subasta del BCRA de mañana por u$s500 millones los precios del dólar perdieron parte de la ganancia del día y perforaron el piso de los $30 sobre el final del día”, resumió el operador Gustavo Quintana de PR Cambios.

Y agregó: “Los sucesivos anuncios oficiales fueron marcando el ritmo de depreciación del peso y por momentos agregaron cierta confusión que se tradujo en fuerte suba del tipo de cambio”.

En cuanto al circuito minorista, el promedio relevado por el Banco Central en las entidades del microcentro porteño fue de $30,68, lo qu representó un aumento de 88 centavos respecto al viernes pasado.

Una de las menores cotizaciones del mercado, como es de costumbre, fue la del Banco Nación, que lo ofreció a $29,50 para la compra y $30,50 para la venta. Alrededor de un peso más que el viernes.

En cuanto a los precios máximos al público encontrados en las otras entidades bancarias, la divisa llegó a tocar los $31,20 en el Galicia, aunque luego retrocedió y cerró a $30,90. Luego, de mayor a menor, siguieron los $30,80 del Macro y $30,75 del Ciudad.

La suba del tipo de cambio tiene su correlato en el precio de los bonos. En opinión del economista Gustavo Neffa “los bonos en dólares abrieron entre 1 y 2 dólares abajo. El bono centenario está operando en torno a u$s70,75, en tanto que los CDS a 5 años suben 25bps.

“El tipo de cambio debería reflejar esta apertura global con mucha presión para los emergentes”, concluye.

Con esta suba, la Argentina es nuevamente el país más castigado, a excepción de Turquía, entre los emergentes. En el caso de la lira turca, el derrape de hoy es del orden del 7%, pese a las medidas tomadas entre el viernes y hoy por el Banco Central de ese país.

Más allá del peso argentino, el Real brasileño pierde un 1% y el mexicano otro 0,7%. En tanto la rupia india cae otro 1,1% y el euro un 0,2 por ciento.

Amilcar Collante, economista del Centro de Estudios Económico del Sur, afirmó que “Argentina está acumulando problemas internos y ahora se empezó a enrarecer con el mercado internacional. La verdadera tormenta externa viene ahora”.

En este sentido, explicó que “se hizo un torniquete monetario para controlar el dólar por cuatro semanas pero esto cedió porque la presión ahora viene de afuera y a esto hay que sumarle cuestiones políticas y de orden institucional con el tema de los cuadernos, que en el corto plazo nadie sabe cómo termina”.

“El desembolso próximo vendría en septiembre. A nivel comunicacional el gobierno debería blanquear esta situación. Ahora hay un problema externo que no es controlable por el Gobierno. Deberían explicar a los mercados y a la sociedad”, dijo.

Y agregó que “Argentina tuvo un espaldarazo del Fondo. Tuvo un gesto político importante. Ahora creo que otros países pueden ir al FMI y pedir un crédito de la misma manera”.

“Argentina está con una presión sobre el tipo de cambio que le pega de lleno a la economía real”, sentenció.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top