// dujovne-lagarde.jpg_258117318

En medio de ásperas negociaciones, el FMI avisó que no girará los u$s3.000 millones al Gobierno

Política

Finalmente el Fondo Monetario Internacional (FMI) le bajó el pulgar al Gobierno. En medio de ásperas negociaciones por el nuevo acuerdo que se está intentando lograr, y ante los incumplimientos oficiales de ciertos parámetros del pacto firmado en junio, el organismo de crédito decidió no girarle al Ministerio de Hacienda los dólares correspondientes al segundo desembolso.

Iban a ser u$s3.000 millones que servirían para engrosar las reservas del BCRA que vienen en franca caída (u$s13.000 millones desde que se firmó el entendimiento con el organismo).

La desfavorable resolución se conoció en la mañana del viernes. Hasta ayer, tal como había publicado iProfesional, en Hacienda creían que el lunes iban a llegar esos fondos. “Teóricamente ingresan el lunes. Porque la fecha cae un sábado. El FMI tiene que aprobar el desembolso pero igual es una formalidad”, habían dicho voceros de Nicolás Dujovne en la tarde del jueves a este medio.

Esta noticia golpeó al mercado financiero que estaba esperando un final distinto. Por eso el dólar saltó otra vez hasta niveles $39,86 en el circuito mayorista a pesar de la intervención del Banco Central.

Ahora el Gobierno deberá esperar a que se llegue a buen puerto en las nuevas negociaciones con el FMI para disponer de nuevo financiamiento. En la City hay rumores de todo tipo con respecto a la marcha de las tratativas.

Se escuchan versiones muy pesimistas: si bien hay buena voluntad del organismo con la Argentina, y se descarta que llegarán a buen puerto, el Fondo no quiere apurarse mientras que el equipo económico quiere cerrar todo ya.

“Es un papelón de la Argentina pedir un nuevo acuerdo dos meses después. Por eso el Fondo quiere armar uno cumplible y ya no solo para la foto. Voluntad hay, pero no se quieren volver a quemar”, decía un banquero que escucha versiones desde Washington.

Por lo pronto, el equipo del Fondo con Roberto Cardarelli a la cabeza está en Buenos Aires revisando los números de junio (por el cumplimiento o no de las metas pautadas) y estudiando lo que será el aggiornamiento del entendimiento que busca la Argentina.

Hacienda quiere que el organismo le adelante los fondos para tener asegurados los pagos de la deuda del 2019 y quizás también los del 2020 (la otra preocupación de los inversores).

También se habla por estas horas de que sería posible que el acuerdo contemple más fondos precisamente para que Caputo pueda poner los dólares sobre la mesa y domar al mercado.

Gustavo Cañonero, el vice del Central, pidió a Christine Lagarde en Washington que le permitan utilizar más dólares para enviar el mensaje claro a los inversores de que la entidad tiene poder de fuego, algo que actualmente se duda.

La titular del organismo dijo recientemente en una entrevista con el Financial Times que la idea del nuevo acuerdo es que política monetaria del país tuviera “mayor transparencia, claridad, información adecuada y debida para los operadores del mercado y una mejor comunicación, para que tenga un impacto significativo en la confianza interna”.

“El nivel de reservas es muy bueno. Hay que cuidarlas. A veces alcanza, como en julio, con contracción monetaria y tasa. Otras veces eso no es suficiente, como ahora, y hay que poner dólares arriba de la mesa. En momentos como este, con un tipo de cambio muy competitivo, hay que poner dólares arriba de la mesa y se ponen”, había dicho Caputo al disertar en una convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

Iprofesional

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top