// marcos-peña

Debate por el aborto: Peña insistió en que Macri no vetará la ley si es sancionada

Política

Un día después de las duras homilías de la Iglesia en contra del proyecto de despenalización del aborto , actualmente en debate en el Senado, el Gobierno dejó en claro que no está dispuesto a ceder. El jefe de Gabinete, Marcos Peña , reiteró que, más allá de los reclamos, el presidente Mauricio Macri ”no vetará” la ley si es aprobada por la Cámara alta en la sesión prevista para el 8 del próximo mes.

“El Presidente ha sido claro en su convicción de la importancia de dar el debate. Esto implica respetar el resultado del acuerdo y, por supuesto, no vetar la ley”, dijo el jefe de Gabinete, al término de la reunión de ministros que Macri encabezó en la Casa Rosada.

La respuesta de Peña surgió tras el tedeum del arzobispo de La Plata, Víctor Fernández, quien desafió a Macri a vetar la norma en caso de que se convierta en ley. “Que la vete si tiene una profunda convicción sobre el tema”, dijo Fernández en el oficio religioso del 9 de julio, al que asistió la gobernadora María Eugenia Vidal .

Sindicado por altos miembros de la Iglesia como el “impulsor” del debate sobre el aborto -en tándem con el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba-, Peña evitó sumar más leña al fuego en la discusión sobre el aborto, aunque marcó sutiles diferencias.

“Es una muy buena relación institucional, como lo es con los demás cultos. Hemos sido siempre respetuosos de su palabra, de las cuestiones que cada uno aporta”, dijo el jefe de Gabinete. Pero, de inmediato, defendió la postura oficial. “No encontramos que haya una razón de fricción por habilitar el debate, algo que está en el centro de la vida republicana de nuestro país”, dijo Peña, en respuesta a la reacción de la Iglesia.

 La decisión presidencial de habilitar el debate es cuestionada por la Iglesia, como lo hicieron saber Fernández en La Plata y el arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, en el tedeum celebrado en la capital de su provincia, y a la que no asistió Macri (estuvo la vicepresidenta, Gabriela Michetti). “Nadie tiene derecho a eliminar la vida de otro ser humano, porque toda vida vale, aunque sea no deseada”, dijo Sánchez. También el cardenal Mario Poli expresó en la Catedral Metropolitana que “nos duele y entristece que se piense legislar para que muchos argentinos que se están gestando no puedan entrar en la fiesta de la vida y ser herederos de la independencia”.

Sin cortar puentes con la Iglesia, el Gobierno intenta, a la vez, suturar las heridas que dejó -en Cambiemos y, sobre todo, en el bloque macrista- el debate sobre la despenalización en la Cámara baja, que incluyó por lo bajo críticas a la propia conducción.

Firme en su postura, Peña se tomó con tranquilidad una pregunta vinculada a las críticas que recibe. “Este cargo no es para susceptibles”, dijo con una sonrisa el “cerebro” del gobierno de Macri.

La Nación

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top